Pastoral Juvenil

Pastoral Juvenil Hispana de Raleigh (PJHR)

¿Qué significa “pastoral juvenil hispana”?

La Pastoral Juvenil es el título que damos a los esfuerzos para proveer un proceso de evangelización y formación a nuestros jóvenes hispanos de la diócesis de Raleigh.

Los Padres de Familia

En la vida espiritual de los jóvenes no hay papel más importante que el de los padres de familia. Son las personas encargadas con una responsabilidad y autoridad divina dada por Dios mismo. La Pastoral Juvenil existe para ser un aporte y un recurso para ese proceso de formación familiar. Una meta importante de la Pastoral Hispana de la diócesis de Raleigh es poder ayudar a los padres de familia realizar su vocación de ser los primeros evangelizadores y apóstoles a sus hijos.

Grupos Juveniles Parroquiales

El segundo nivel de la evangelización y formación de la juventud existe a nivel parroquial. La Oficina de Evangelización y Discipulado (OED) de la diócesis de Raleigh funciona como proveedor de formación, recursos, comunicación y ayuda a los grupos juveniles parroquiales. La gran mayoría de los esfuerzos evangelizadores en nuestra diócesis toma lugar en las parroquias.

Formación de adultos jóvenes en posiciones de liderazgo (Amor en Acción)

Reconocemos el papel importante de los adultos jóvenes en los ministerios de la iglesia. La etapa entre la juventud y la formación de una familia propia es una en que una gran cantidad de jóvenes adultos dedican su tiempo y talentos a la evangelización de los adolescentes en sus parroquias. La PJHR intenta proveer formación continua a estos jóvenes decididos y brindarles oportunidades de reunirse para fines espirituales y sociales. “Amor en Acción” es el grupo de jóvenes adultos líderes de nuestra diócesis que se dedica a reunir, formar y colaborar en eventos grandes para el bien de los ministerios parroquiales. La formación incluye el retiro anual en marzo, talleres de seguimiento, reuniones y mucho más. 

Formación de adolescentes

La idea clave de la PJHR es que formemos lideres para llevar a cabo una evangelización fuerte en nuestras comunidades locales. Una gran parte de esta evangelización esta realizada por los mismos jóvenes adolescentes. Por eso parte de la misión de la PJHR está dirigida a la formación de esos adolescentes. Esta formación incluye el retiro anual de formación, talleres de formación, viajes a eventos fuera de la diócesis y mucho más.